Desde clínicas Dentix queremos promover los buenos hábitos y hacerte pensar que con cada cigarrillo que enciendas haces un flaco favor a tu boca, con consecuencias que pueden ir desde pequeños cambios de coloración a patologías muy serias como el cáncer oral.

Uno de los efectos que más puede avergonzar al fumador es la halitosis (mal aliento); el olor del tabaco junto con las sustancias que se adicionan a los cigarrillos (nicotina y alquitrán, entre otros), se adhieren a la mucosa de la boca, de la lengua y de los dientes. Esto genera un olor característico en el aliento y agrava la halitosis originada por otras causas.

En cuanto a la enfermedad periodontal (enfermedad de las encías que se asocia con pérdida ósea) no sólo tienen tres veces más riesgo de sufrir dicha enfermedad y de que ésta progrese más rápidamente, sino que en estas personas se suele retrasar mucho más el diagnóstico y, por lo tanto, la puesta en marcha del tratamiento. Una característica de las encías de los fumadores es que sangran menos y presentan menor enrojecimiento a pesar de que sus bocas no son saludables, conduciendo a una falsa impresión o aparentar que las encías están sanas, pero no es así y por ello es muy importante que los consumidores de tabaco realicen exámenes dentales regulares para evaluar el estado de sus encías.

Un estudio encontró que los fumadores tenían el doble de probabilidades que los no fumadores a perder los dientes en los cinco años siguientes después de terminar un tratamiento periodontal.

Encender un cigarrillo también influye en la aparición de caries, pues por la enfermedad periodontal se pierde soporte y se expone la raíz, zona del diente con un riesgo de caries elevado. A su vez, presentan una disminución de la secreción salivar, disminuyendo la capacidad neutralizadora de la placa.

El cáncer oral es, sin duda, el problema más serio relacionado con el tabaco. En España, cada año alrededor de 2.000 personas desarrollan cáncer oral, cuya tasa de supervivencia es del 50% a los 5 años del desarrollo de la enfermedad, aunque la detección precoz incrementa de forma significativa las probabilidades de supervivencia. Una higiene oral deficiente es un factor de riesgo para desarrollar cáncer oral y los pacientes que no se cepillan nunca tienen un mayor riesgo de desarrollar, además, cáncer de esófago.

Desde clínicas Dentix queremos que reflexiones: ¿de verdad crees que merece la pena?

*Imagen propiedad de Ramos Alejandro.

Etiquetado en : Cuidado dental Adultos Caries