Según la Organización Mundial de la Salud hay más de 347 millones de personas en el mundo con diabetes, una enfermedad estrechamente ligada a la salud bucodental. El Informe SEPA ( Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), de la Fundación SED (Sociedad Española de la Diabetes) afirma que la relación entre diabetes y los problemas bucodentales es bidireccional, es decir que no solo la diabetes aumenta los riesgos de padecer problemas bucodentales sino que, además, esta enfermedad puede verse afectada por dichos problemas. Este es el motivo en que nos lleva a hacer especial hincapié en la importancia para los diabéticos de tener una boca sana y cuidada.

La diabetes se caracteriza por las variaciones en los niveles de glucosa, algo que, si no se lleva de manera controlada, aumenta las posibilidades de tener problemas bucales y que hace que sea necesario prestar especial atención a ciertas patologías.

Por ejemplo, la caries normalmente está originada por una infección bacteriana causada por estreptococos, algo que podría ser consecuencia directa de la hiperglucemia ya que este tipo de bacterias tienen más posibilidades de sobrevivir y dañar el esmalte cuando el nivel de glucosa alrededor de las encías es alto.

Por otro lado tenemos a la xerostomía, también conocida como síndrome de la boca seca, que surge cuando la producción de saliva es muy baja. En este caso no se trata de una consecuencia directa de la enfermedad, sino del posible efecto secundario de algunos medicamentos.  Además, la boca seca implica también la disminución de la actividad antimicrobiana de la saliva, favoreciendo la proliferación de hongos que pueden acabar provocando infecciones.

La gingivitis, por su parte, es una forma de inflamación de las encías que tiene su origen en la acumulación de placa dental, algo que sucede con más frecuencia en las personas con diabetes. El control de los niveles de azúcar de las personas con diabetes es determinante para la aparición o agravamiento de este trastorno bucodental, ya que un control glucémico inadecuado deriva con más facilidad en problemas de gingivitis. Lo mismo ocurre con la periodontitis, que en un estadio avanzado puede derivar en pérdida de piezas dentales.

Siguiendo con nuestra apuesta por la prevención, a continuación te ofrecemos algunos consejos para cuidar de tu salud bucodental si eres diabético:

1.       Visita con frecuencia a tu odontólogo y coméntale que sufres diabetes.

2.       Ten en cuenta tus niveles de glucosa y que ésta influye a la hora de controlar caries e infecciones.

3.       Lleva a cabo limpiezas de manera periódica, el estado de las encías es fundamental.

4.       Utiliza una pasta de dientes que lleve flúor.

5.       Usa un cepillo suave para la higiene diaria.

6.       Toma muchos líquidos para evitar la sequedad de la boca que pueden provocarte algunas medicaciones.