Siempre hablamos de la prevención como la mejor herramienta para evitar enfermedades bucodentales. Pero una vez que aparece en vuestra boca la más común de ellas, la caries, la mejor forma de eliminarla es visitar vuestra clínica dental. 

La caries: causas y síntomas

Antes de ver cómo combatirla, veamos qué es la caries, por qué aparece y sus posibles síntomas.

En el cuerpo humano habitan de forma natural multitud de bacterias, la mayoría inocuas y, muchas de ellas, necesarias para nuestro organismo. En nuestra boca, al comer, las bacterias y los restos de comida se acaban juntando en la superficie de los dientes y formando la placa dental. Si ésta no se elimina, acaba atacando al esmalte de la superficie del diente. A partir de entonces, si no se trata, avanzará atacando los tejidos, cada vez a más profundidad, produciendo caries

Así, podemos definir la caries como una enfermedad bucodental caracterizada por la destrucción de los tejidos de las piezas dentales como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana.

Los síntomas de la caries pueden ser múltiples: molestia o dolor en las piezas dentales; mal aliento o mal sabor de boca; sensibilidad dental; cambios en el color del diente; aparición de perforaciones en los dientes, abscesos dentales e infección; e, incluso, rotura de las piezas. Si cualquiera de ellos aparece, lo más inteligente es acudir a la clínica dental para que un profesional valore vuestra situación. 

Tratamientos contra la caries

En los tratamientos contra la caries, el especialista trabajará dos planos. Por un lado, él eliminará las causas que la han producido y los tejidos que se han visto afectados por la misma. Por otro, si es necesario, restaurará o sustituirá la pieza o piezas dentales afectadas.   

Así, veamos cuáles son los tratamientos más habituales:

  • Flúor. Cuando el odontólogo os informa de que tenéis caries, puede suceder que ésta esté en un estadio incipiente. En este caso, el tratamiento con flúor puede ayudar a restaurar el esmalte del diente y, en ocasiones, a paralizar el avance de la enfermedad.  
  • Empastes. Si la caries se encuentra en un estadio más avanzado, el odontólogo os recomendará realizar una restauración o empaste. Éste puede realizarse con materiales como resinas del mismo color que la pieza dental y porcelana.
  • Fundas. Cuando la caries se ha extendido tanto que ha debilitado la pieza dental, el odontólogo os puede recomendar la colocación de una corona, más conocida como “funda”. Se trata de un revestimiento a medida que sustituye en su totalidad la corona natural de la pieza dental. Antes de colocarla, el especialista eliminará cualquier resto de tejido dañado para asegurar que el problema no se reproduzca. Estas coronas también se pueden realizar de varios materiales: porcelana, resina y metales.
  • Endodoncia. Una vez que la caries ha alcanzado el interior de la pieza dental, es necesario hacer una endodoncia. Como ya os hemos explicado en otros posts, se trata de una alternativa a la extracción que en Dentix llevan a cabo especialistas formados específicamente para ello: los endodoncistas. Se trata de un procedimiento que se realiza con anestesia local en el que se elimina el tejido infectado de la parte interior del diente y se sustituye por un material inerte, de tal forma que se acaba con la infección y se insensibiliza el diente, consiguiendo mantenerlo.
  • Extracción de la pieza. En algunos casos, las caries son tan graves que no hay opción de salvar la pieza afectada y hay que extraerla, con el riesgo de que los otros dientes se desplacen. Si éste es vuestro caso, no os preocupéis, siempre podéis optar por haceros un puente, colocaros un implante que reemplace la pieza extraída.