Algunas personas tienen pequeñas imperfecciones en los bordes de los dientes que, en ocasiones, por muy leves que sean, pueden afectar a su imagen. Para corregir estos defectos, la odontología pone a nuestra disposición tratamientos estéticos como el contorneado dental, que permite modificar ligeramente la forma de los dientes.

Se trata de una técnica, realizada principalmente en los incisivos y caninos superiores, que rellena con composite o elimina partes de esmalte con el objetivo de cambiar la longitud y la superficie de las piezas dentales y conseguir la apariencia deseada.

Este tratamiento está pensado para personas que solo necesitan pequeños retoques estéticos que mejoren la apariencia de los dientes, nunca para problemas severos de posición, forma o tamaño. Así, serviría para suavizar pequeñas fracturas o dientes ligeramente astillados, así como corregir un diente algo torcido, incisivos excesivamente largos o caninos demasiado puntiagudos.

Ventajas del contorneado dental

Son varias las ventajas que tiene este tratamiento dental. Para empezar, solo afecta a la superficie del diente, de tal forma que es indoloro y, por tanto, no requiere anestesia. Esto, a su vez, lo convierte un procedimiento más sencillo. Algo que influye en su precio, convirtiéndolo en una de las soluciones estética dental más económicas.

Por otro lado, se puede complementar de otros muchos tratamientos, el blanqueamiento dental es su combinación preferida, y aunque es conocido como un procedimiento estético, el contorneado dental también mejora la salud de los dientes ya que elimina las superposiciones en las que se acumula la placa fácilmente, rebajando así el riesgo de caries dental y la enfermedad periodontal.

Además se trata de un procedimiento muy rápido, que no suele requerir de más de una visita a la clínica.

Para saber más sobre los tratamientos estéticos que ofrecemos, puedes consultar nuestra web. Si crees que puedes necesitar alguno o tienes dudas al respecto, pide cita y consúltanos.