Ya sea de vacaciones en la playa, la piscina o de ruta por la montaña, es un hecho que en verano pasamos más tiempo fuera casa; algo que puede provocar que acabemos descuidando algunos de nuestros hábitos más saludables, como la alimentación y los cuidados bucodentales.

En Dentix siempre hemos apostado por la higiene diaria como algo esencial para tener una boca sana. Sabemos que el buen tiempo y las vacaciones invitan a comer en restaurantes, terrazas y chiringuitos, pero esto no es excusa para no lavarse los dientes después de cada comida. El estar fuera de casa no es motivo para dejar el cepillo de dientes de lado, pues existen cómodos y pequeños packs de higiene bucodental ideales para ser llevados a todas partes. Si aun así esto no es posible, no caben pretextos para el cepillado matinal y nocturno.

Calor y salud bucodental

Las altas temperaturas del verano suponen un ambiente ideal para la proliferación de bacterias que son las que afectan la mucosa bucal, pudiendo provocar caries y gingivitis. Para evitar la aparición de cualquiera de estas patologías es imprescindible estar bien hidratado.

Además, el calor hace que las comidas y bebidas frías sean mucho más apetecibles. Sin embargo, hay veces en las que nos vemos obligados a dejar de tomarlas, y todo por la sensibilidad dental. Por suerte su solución pasa, una vez más, por buenos hábitos de higiene bucal. Desde Dentix recomendamos el uso de productos específicos como pastas dentífricas, enjuagues concretos para su tratamiento y cepillos de dientes con filamentos suaves, que permiten una limpieza delicada sin dañar esmalte ni encías. En los casos más graves aconsejamos acudir al dentista para seguir un tratamiento desensibilizante.

Y, cómo no, también hay que tener muy en cuenta que los helados, granizados, refrescos y alcohol no afectan solo a la sensibilidad dental, sino que sus altos contenidos en azúcares pueden favorecer la aparición de caries, inflamaciones y erosiones en los dientes.

Pero aún hay más. ¿Sabías que el agua de las piscinas también puede repercutir en los dientes? Pues sí, una exposición continuada a niveles altos de cloro y de pH desequilibrado puede llegar a causar manchas en los dientes. Este punto no es tan preocupante, pero no conviene perderlo de vista.

No obstante, no todo son malas noticias para la boca en verano porque existen alimentos como el melón o la sandía, las sardinas, las ensaladas y los productos lácteos, que ayudan a cuidar la salud bucodental, gracias a sus propiedades vitamínicas y su alto contenido en agua. El melón y la sandía, por ejemplo, son en su 90% agua, además de ricos en vitaminas A, C y B y ácido fólico, ayudando a prevenir las úlceras bucales.

Por otro lado los pescados azules, ricos en Omega 3, permiten controlar la inflamación gingival y las sardinas con su alto contenido de flúor previenen la aparición de caries.

En cualquier caso, ante cualquier problema bucodental, lo mejor es acudir a un profesional. Recuerda que, aunque estés de vacaciones, nosotros estamos en toda España, seguro que encuentras una de nuestras clínicas Dentix cerca.