Se trata de una de las 10 fobias más comunes en la sociedad que afecta a más de un 15% de la población y es el motivo por el que muchas personas evitan acudir a la consulta del dentista de forma regular.

La palabra fobia procede del griego antiguo “Fobos”, quien era hijo de Ares y Afrodita en la mitología griega y que representaba la personificación del miedo. Así, la odontofobia no sería otra cosa que miedo al odontólogo, un miedo que desde Dentix queremos ayudar a combatir. Para ello, lo primero es entender de dónde proviene este miedo.

La conclusión generalizada es que normalmente encontramos las causas en experiencias traumáticas anteriores, especialmente en la infancia. En este sentido, se cree que de manera inconsciente, en ocasiones, se puede llegar a asociar la visita al dentista con el dolor que sentíamos durante la primera dentición, de tal forma que se genera el miedo y el rechazo propio de la odontofobia.

Aun así, también se dan casos en los que simplemente el paciente acude a la consulta bajo una situación de estrés y, desde entonces, esto condiciona su actitud.

Cualquiera de los dos orígenes no tiene por qué suponer una fobia generalizada al dentista, sino más bien a hechos e hipótesis concretas. Así, según el estudio descriptivo elaborado por especialistas “¿Por qué se tiene miedo al dentista?”, el principal temor de los pacientes es que, como consecuencia de un error humano en el tratamiento dental, se produzca algún tipo de daño en la boca.

Otro de los aspectos que provocan temor es el relacionado con el trato humano que recibe el paciente. En este sentido, el temor estaría motivado por la posibilidad de ser atendido por un dentista que esté de mal humor o sea poco delicado a la hora de hacer su trabajo.

Ahora bien, lo realmente curioso es que dentro de los factores que pueden producir esta fobia, aquellos que son inherentes a los tratamientos, como por ejemplo las molestias asociadas a un implante recién puesto, son los que menos miedo provocan.

También existen pacientes con fobia dental que no han estado en un dentista con anterioridad. Y es que existe un estudio que afirma que la odontofobia se hereda de los padres y no solo porque los propios padres hayan transmitido ese miedo a sus hijos, sino porque se transmite genéticamente y va en el ADN de algunas personas.

Según un estudio de la Universidad Rey Juan Carlos, cuanto mayor sea el nivel de ansiedad o miedo dental en algún miembro de la familia, más lo sufrirá el resto. El estudio también revela que existen diferencias en los roles de padres y madres. Así, el padre posee un papel clave y puede hasta condicionar la transmisión del miedo al dentista no solo de sí miso a su hijo, sino también de la madre al pequeño ya que actúa como una variable mediadora.

Desde Dentix os seguiremos ayudando a superar la odontofobia y más adelante os daremos un listado con los consejos para combatirla.

Etiquetado en : Revisiones Dentales