Cada día cobra más importancia el mantenimiento de una buena salud bucodental dentro del mundo deportivo pero aun así, parece ser la menos relevante en cuanto a las revisiones periódicas a las que nos debemos de someter, sobretodo, atletas y deportistas tanto a nivel profesional como amateur.

En este sentido, nos hacemos eco de esta útil lista de 11 consejos y aspectos a tener en cuenta elaborado por Triatlon web:

  1. Mantener una buena salud bucal es tan importante como la salud física para un obtener buen rendimiento deportivo.
  2. En la boca encontramos un gran número de bacterias (muchas de ellas, exclusivas de esta región) que entran en contacto con el torrente sanguíneo y pueden dar lugar a enfermedades sistémicas.
  3. Así mismo, si no se mantiene una higiene oral adecuada, estas bacterias forman placa bacteriana sobre los dientes, lo cual constituye un cúmulo de gérmenes que pueden generar caries o enfermedad periodontal.
  4. La nutrición del triatleta, por lo general, es rica en hidratos de carbono, lo cual induce a la formación de placa bacteriana. Asimismo, la ingesta frecuente de geles, barritas y bebidas con alto contenido en azúcares (que normalmente se adhieren al esmalte de los dientes) y la imposibilidad para cepillarse durante las largas sesiones de entrenamiento o la competición predisponen a padecer un mayor número de caries y patología periodontal.
  5. Otro aspecto a tener en cuenta es una correcta oclusión que nos permita tanto una correcta masticación como nos evite dolores musculares (cabeza, cuello, espalda).
  6. Las ausencias dentarias pueden conllevar una mala masticación y por lo tanto una mala digestión de los alimentos; así como una sobrecarga tanto de los dientes presentes en boca como de las articulaciones y musculatura implicadas.
  7. El apretamiento o el bruxismo es muy frecuente entre los deportistas debido al estrés y la tensión que se generan durante el esfuerzo físico. En la gran mayoría de los casos se recomienda el uso de una férula de descarga (fuera de la práctica deportiva) que nos impida ejercer fuerzas excesivas, producir un desgaste excesivo de las superficies dentales y sobrecargar la articulación temporomandibular y musculatura.
  8. Los traumatismos bucodentales cobran especial importancia en deportes de riesgo (rugby, boxeo, artes marciales…) aunque no deben descartarse en nuestra disciplina, pudiéndose producir como consecuencia de caídas o golpes.
  9. Un correcto pH del agua de las piscinas (7.2-7.6) es importante también de cara a la prevención de lesiones por acidez de dientes, mucosas y piel.
  10. Por lo tanto, debemos apuntar hacia la prevención, siendo recomendable realizar de rutina dos revisiones bucodentales al año, haciendo coincidir una de ellas con la pretemporada.
  11. Un correcto cepillado y el uso de la seda dental o cepillos interdentales después de cada comida nos ayudarán a prevenir la caries y el acúmulo de placa bacteriana.

Cuidar la salud bucal debe ser premisa fundamental de todo deportista.

Oscar Arias

Director Médico de Dentix