¿Tienes los dientes amarillos y te preguntas por qué has llegado a esa situación? De entrada, te diremos que no hay una única respuesta sino que existen diversas opciones que sirven para dar una contestación, todas ellas válidas y posibles. 

Hay que tener en cuenta que en cierta medida, somos nosotros mismos los causantes del cambio del color de nuestras piezas dentales, pero no los únicos. Otros factores ajenos a nuestra voluntad también son determinantes para la aparición de dientes amarillos. Aquí repasamos los principales motivos:

  • Hábitos alimenticios. Es quizá el factor más conocido y seguro que has oído hablar en muchas ocasiones de que el café o el tabaco contribuyen a amarillear los dientes. Se trata de una afirmación correcta, aplicable no sólo de estos dos productos sino a otros menos nombrados como el   y los refrescos de cola o el vino tinto. E incluso frutas como las granadas o los arándanos pueden generar manchas en los dientes por su alta dosis de pigmentación. 
  • Higiene bucodental. Es una causa obvia pero consideramos necesario recordarla e incidir en ella. Sin duda, no llevar una higiene bucodental estricta, diaria y constante, puede convertirse en el origen de una dentadura con manchas y unos dientes amarillos. Y no sólo hablamos de algo estético, la falta de limpieza puede generar problemas bucodentales graves y dolorosos.
  • Medicación. La ingesta de determinados medicamentos puede tener cierta repercusión en la coloración de los dientes.  Algunos antibióticos como la doxiciclina producen decoloración dental cuando se consumen durante la infancia (hasta los 7 u 8 años aproximadamente). En edad adulta, los medicamentos que más  impacto tienen a la hora de amarillear la dentadura son los antidepresivos o los antihistamínicos como el benadryl® ( difenhidramina) 

Algunas causas de dientes amarillos no están en nuestras manos 

  • Genética. La herencia genética juega un papel fundamental en muchos aspectos, entre ellos, también el de nuestra dentadura. Nuestros padres pueden marcar las características del esmalte de nuestros dientes y estas pueden ser determinantes para la coloración de las piezas dentales. Cuanto más fina es la capa que conforma el esmalte, más amarillos serán nuestros dientes. Curiosamente, es un caso que afecta habitualmente a los pelirrojos. La herencia puede dar lugar también a casos como el de la dentinogénesis imperfecta, un proceso de formación defectuosa de la estructura de la dentina que da lugar a un desarrollo anómalo de los dientes, que se presentan con manchas amarillas. 
  • La edad. El paso del tiempo es inevitable y sus efectos se van dejando notar a medida que vamos sumando años. La edad va provocando un desgaste paulatino en la dentición, así como un progresivo proceso de desmineralización dental, procesos que van derivando poco a poco en una pérdida del blanco original de los dientes. Ni que decir tiene que las revisiones odontológicas periódicas ayudan a frenar el avance de estos efectos, pero es inevitable que con el paso de los años nuestros dientes amarilleen. 

Ahora que conocemos las causas que nos llevan a tener dientes amarillos, ¿qué hacemos? ¿Hay solución? Por supuesto. Hoy en día hay soluciones avanzadas que pueden volver a hacer brillar nuestros dientes. Una de ellas puede ser el  blanqueamiento dental. 

Como ya os hemos hablado en nuestro blog en anteriores ocasiones, existen diversas opciones, como el blanqueamiento dental profesional o el ambulatorio, así como el blanqueamiento dental láser o por fotoactivación. Esta última opción está siendo la técnica por la que más estamos apostando desde Dentix, ya que produce menor grado de sensibilidad y molestias en el paciente, con unos resultados óptimos. 

Más allá del tratamiento que elijamos, es importante recordar que debemos realizarlo en una clínica dental y bajo la supervisión de un odontólogo. 

Etiquetado en : Estética dental Periodoncia