Un diente es una estructura formada a partir de tres sustancias duras: el esmalte, la dentina y el cemento dental; y una sustancia blanda conocida como pulpa dentaria. Estas sustancias se agrupan a su vez en dos partes, la externa denominada corona y la interna (inmersa en el maxilar) llamada raíz. El esmalte, la sustancia más dura del cuerpo humano, recubre la corona, el cemento dental recubre las raíces y la dentina, la segunda sustancia más dura tras el esmalte, forma la mayor parte del diente.

Pues bien, el número de dientes que conforman una dentadura siempre depende de la persona. Así la dentadura de un niño debería estar formada por 20 piezas dentales y la de un adulto por 32, cada una con una forma, función y emplazamiento concretos. Así podemos localizar cuatro grupos dentales:

1.       Incisivos (8 piezas): son los dientes que tenemos en la parte delantera y central de la boca, cuatro en la parte superior y los otros cuatro en la inferior. Son los que utilizamos para cortar los alimentos. Normalmente los incisivos son los primeros dientes en salir, esto sucede a los 6 meses de edad en el caso de la dentición de leche, y entre los 6 y los 8 años, en el caso de la dentición definitiva.

2.       Caninos (4 piezas): son los dientes más puntiagudos y sirven para desgarrar la comida. Los conocidos vulgarmente como colmillos. En la dentición de leche aparecen entre los 16 y los 20 meses de edad, desarrollándose primero los superiores y después los inferiores. En el caso de la dentición definitiva el orden se invierte, alrededor de los 9 años aparecen los inferiores, mientras que entre los 11 y los 12 años surgen los superiores.

3.       Premolares (8 piezas): Los también llamados bicúspides se utilizan en la primera fase masticatoria, en la trituración previa de la comida. Los primeros aparecen a los 10 años. Este tipo de dientes no existen en la dentición temporal.

4.       Molares (8 piezas): sirven para triturar los alimentos. Los molares de leche aparecen entre los 12 y los 15 meses de edad. Posteriormente, estos son reemplazados por los premolares.  Los primeros molares definitivos aparecen a partir de los 6 años de edad y se consideran las piezas más importantes de la oclusión y los segundos definitivos entre los 11 y los 13 años.

Además de estos 4 grupos existe un quinto que no todo el mundo tiene y que ya tratamos en uno de nuestros anteriores post, son los cordales o terceros molares (4 piezas) comúnmente conocidos como muelas del juicio.

Conocer los nombres, partes y funciones de nuestras piezas dentales es esencial para la prevención de problemas bucodentales por la que tanto apostamos en Dentix.

Etiquetado en :