Uno de los diagnósticos más frecuentes que se producen en las consultas odontológicas es la maloclusión dental, es decir, un problema en la mordida o en la forma en que se contactan los dientes de la mandíbula superior e inferior.

Una mordida defectuosa puede desembocar en diferentes tipos de complicaciones. Las más comunes son funcionales, como la alteración en procesos de masticación o articulación; bucodentales, como la aceleración del desgaste del esmalte, el desarrollo de patologías como la hipersensibilidad o, incluso, las fracturas dentales; musculares, como los dolores de cabeza que puede llegar a generar el bruxismo; y, por supuesto, estéticas.

A esta lista, gracias a recientes descubrimientos, habría que añadir problemas posturales y de equilibrio del cuerpo en general. Así, las investigaciones llevadas a cabo entre el departamento de Fisiología de la Universidad de Barcelona y la Universidad de Innsbruck, en Austria, revelan que existe cierta relación entre una mordida imperfecta y el control postural; relación que aumenta cuando el paciente se siente más cansado o en condiciones de inestabilidad.

La existencia de un vínculo entre la oclusión, diferentes alteraciones motoras y el control de la postura tendría una explicación neurofisiológica, ya que los nervios responsables de la masticación y el control del equilibrio, así como los músculos masticatorios y cervicales ejercen influencia entre ellos.

Descubrimientos como este revelan la importancia que puede tener para la población en general la corrección de determinados problemas bucodentales como es el caso que aquí os contamos. Así, en estas situaciones la corrección de los problemas de mordida podría mejorar el control del equilibrio.

El tratamiento más habitual para corregir este tipo de complicaciones es la ortodoncia, un procedimiento que además de conseguir la alineación de los dientes contribuye a conseguir una correcta higiene bucal, haciendo el cepillado más efectivo y evitando la acumulación de bacterias propias de enfermedades periodontales.

En cualquier caso si crees que puedes necesitar corregir tus problemas de mordida, pide cita y consúltanos.

Etiquetado en : Ortodoncia Bruxismo