Una de las afecciones bucodentales de la que más hablamos y la que con más frecuencia sufrimos, la caries dental, es curiosamente la que dejamos avanzar con menos vigilancia, probablemente como consecuencia del desconocimiento de los distintos síntomas, algunos de ellos poco conocidos, que pueden pasar bastante inadvertidos, y que sin embargo que son indicativos claros que alertan del comienzo de este problema.

Por ello, además de recomendar un repaso a las causas que provocan las caries dentales que ya abordamos en nuestro blog hace unas semanas, hoy queremos mostraros en forma de lista todas esas señales que puede ser motivo para sospechar de que estamos ante el inicio de una caries.

  1. Molestia o dolor. Es el síntoma más conocido y el más evidente. Las dolencias siempre son una muestra inequívoca de que existe un problema, sobre todo cuando persiste y va aumentando en intensidad. Si sientes molestias en alguna pieza dental, con dificultades a la hora de morder o masticar, no lo dudes, haz un visita al dentista.
     
  2. Pérdida o rotura del diente. Es otro de los signos más señalados como desencadenante de caries dentales. Las caries dentales tienen una incidencia negativa sobre el esmalte por lo que pueden hacer que el diente pierda consistencia y se rompa al masticar algún alimento con cierta dureza.
     
  3. Mal aliento o mal sabor de boca. En un post reciente de nuestro blog os hablábamos del mal aliento como síntoma y efecto de las caries dentales. La halitosis suele venir provocada porlas bacterias que se acumulan en la boca, bacterias que, a su vez, habitualmente son las principales causantes de las caries. Por ello, si detectas un olor desagradable o mal sabor de boca de manera prolongada, no olvides que puede ser algo a vigilar y a consultar con tu odontólogo.
     
  4. Sensibilidad dental. Se trata de otro de los factores que nos pueden informar de la presencia de caries dentales. Si notamos que nuestra sensibilidad dental se resiente con alimentos fríos o, sobre todo, calientes, puede que estemos ante el inicio de caries. Seamos “sensibles” ante este síntoma y no lo dejemos pasar si persiste.
     
  5. Cambio de color del diente. Los dientes pueden oscurecerse o amarillear por varios factores, como la alimentación o el tabaco, pero también como consecuencia del inicio de una caries que al progresar hasta la pulpa, destruye sus tejidos y genera modificaciones en la pigmentación dental, con aparición de manchas oscuras. No descuidemos este cambio de color.
     
  6. Sangrado al cepillarnos los dientes. Otra muestra evidente de que las caries dentales pueden estar prosperando, ya que pueden provocar un aumento del tejido gingival y al cepillarnos los dientes el roce con esta encía más pronunciada puede hacer que sangremos.
     
  7. Absceso dental e infección. Cuando la caries progresa y se hace más severa puede provocar la aparición de un absceso o flemón dental, un bulto en la encía como consecuencia de una infección que genera la acumulación de líquido purulento, conocido como pus.
     
  8. Aparición de agujeros en los dientes: Este síntoma es menos frecuente y más difícil de detectar en sus inicios, ya que los agujeros que aparecen pueden ser muy pequeños, pero es otro signo a observar. Si nos llama la atención la aparición de algún agujero, por pequeño que sea, debemos acudir al dentista, que a través de una radiografía podrá calibrar mejor el alcance.

Toma nota de estas pistas. Estamos seguros de que conocer al detalle estos síntomas puede ser muy útil para que detectes la llegada de las caries dentales en su primera fase, algo que facilitará su temprana solución de la mano de tu odontólogo de confianza.

Etiquetado en : Caries Cuidado dental Adultos