Como ya hemos abordado en entradas anteriores de nuestro blog, la ortodoncia es un tratamiento muy eficiente para corregir la dentadura a cualquier edad, pero es la infancia el momento ideal. Así os lo explicábamos en el post “ortodoncia infantil: cómo y cuándo se ponen aparatos en niños, donde también os apuntábamos las diferentes opciones, entre ellas, en la que nos centramos hoy, la ortodoncia removible. 

¿Qué es la ortodoncia removible?

La ortodoncia removible o no fija es aquella que se realiza con aparatos dentales que pueden quitarse y volver a ponerse de manera sencilla a lo largo del día, a diferencia de la ortodoncia fija que se mantiene de forma inamovible en la dentadura de un paciente durante un largo periodo de tiempo. 

De esta manera, por sus características, la ortodoncia removible está orientada a prevenir o corregir problemas óseos en niños durante la fase de crecimiento y habitualmente antes de la caída de los dientes de leche, en edades comprendidas entre los 6 y los 11 años. 

¿Qué problemas corrige la ortodoncia removible en niños?

Como ya hemos dicho, el aspecto diferencial de este tratamiento es el hecho de que permite prevenir anomalías bucodentales y corregirlas en su fase inicial, durante la niñez. 

Así, este tratamiento hace posible la corrección de problemas como la falta de espacio para la erupción de la dentición permanente; las mordidas cruzadas uni o bilaterales por compresión del hueso maxilar; problemas de tamaño y/o posición de las bases óseas que dan lugar a un prognatismo o retrognatismo mandibular, por ejemplo; o el mantenimiento del espacio en caso de pérdida prematura de una pieza temporal. 

¿Qué ventajas tiene la ortodoncia removible para niños?

Las principales ventajas de la utilización de ortodoncia removible tienen que ver sobre todo con su comodidad gracias a la posibilidad que ofrecen de poder retirar los aparatos para cepillarse los dientes, para comer o la hora de practicar  algún tipo de deporte. Se trata de una ventaja notable, sobre todo teniendo en cuenta que facilita a los niños esas tareas tan importantes como la alimentación y la higiene bucodental. 

No obstante, es importante recordar que para que estos aparatos sean efectivos deben utilizarse un mínimo de horas al día y que el paciente siga las pautas marcadas por el especialista. Se recomienda utilizar estos aparatos entre 12-14 h al día.

¿Qué tipos de aparatos removibles para niños existen?

En general, los aparatos removibles para niños están realizados con material acrílico y existen diferentes diseños en función del tipo de maloclusión o problema a corregir. 

De este modo, hay aparatos removibles para favorecer o frenar el desarrollo mandibular, para expandir y traccionar el hueso maxilar... es decir, diseños específicos para corregir las diferencias en tamaño y /o posición de las bases óseas, diferencias que pueden existir entre el maxilar y la mandíbula como consecuencia del crecimiento. 

Estos aparatos también se utilizan para la corrección de hábitos en niños tales como la succión digital, interposición labial, uso de chupete…. Si eliminamos el hábito estamos previniendo el posible desarrollo de una maloclusión en el futuro.

En cualquier caso, será el especialista en ortodoncia infantil quien decida cuál es tratamiento más indicado en cada caso, de ahí la importancia en la que siempre incidimos desde Dentix de acudir de forma periódica a revisiones en vuestra clínica odontológica, a partir de los 5-6 años en el caso de los más pequeños.