Probablemente la palabra ortodoncia sea una de las más sonadas en la mayoría de clínicas dentales. No es de extrañar pues se trata de uno de los tratamientos más recomendados para obtener una bonita sonrisa y, por supuesto, unos dientes más sanos. 
 
La Sociedad Española de Ortodoncia (SEdO), la institución por excelencia de esta disciplina en España, la define como la especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial. 
 
Dicho de otro modo, es el tratamiento odontológico que implica el uso de aparatos removibles o brackets para enderezar los dientes, cerrar espacios entre ellos, alinearlos o corregir la mordida irregular. También puede servir de apoyo o paso previo en otro tipo de tratamientos, por ejemplo para crear el espacio necesario para un implante dental. 
 
Además de ser una solución estética, la ortodoncia trae consigo muchos otros beneficios para el funcionamiento y la salud de nuestro cuerpo. Así, el corregir una mordida irregular, ayudará a mejorar la masticación y por tanto el proceso de digestión también se verá beneficiado. Asimismo, la alineación de los dientes que consiguen los tratamientos de ortodoncia contribuirá a conseguir una correcta higiene bucal, haciendo el cepillado más efectivo y evitando la acumulación de bacterias propias de enfermedades periodontales. 
 
Los tratamientos de ortodoncia están recomendados para todas aquellas personas, tanto niños como adultos, que tengan apiñamiento dental, mordida irregular o excesiva separación entre las piezas dentales, entre otros. 
 
La ortodoncia infantil utilizada dependerá de la edad de cada niño. Así, antes de la sustitución de los dientes temporales, también conocidos como dientes de leche, se recomiendan aparatos removibles y tras dicha sustitución se suelen utilizar aparatos fijos o brackets. Dentro de estos últimos los más utilizados son los brackets metálicos que, aunque no son los más estéticos, pueden utilizar gomas de colores, algo que suele gustar a los más pequeños. 
 
En el caso de los adultos, los tratamientos de ortodoncia son igualmente efectivos aunque, en ocasiones, algo más lentos. Actualmente el porcentaje de pacientes maduros que se ponen brackets es similar al de niños, pero éstos suelen demandar las alternativas de ortodoncia estética, como son los brackets de cerámica, brackets de zafiro, ortodoncia lingual u ortodoncia invisible
 
Si quieres saber más sobre cualquiera de los anteriores tipos de ortodoncia, consúltanos, todos están a tu disposición en Dentix.
Etiquetado en : Ortodoncia Estética dental