La implantología dental consiste en una intervención quirúrgica que, aunque sea menor, con anestesia local y ambulatoria, requiere de una serie de cuidados posteriores necesarios para minimizar las posibilidades de no osteointegración o de fracaso.

El postoperatorio no suele ser complicado, pero sí necesita que el paciente siga las indicaciones del odontólogo, pues el éxito prolongado de la colocación de un implante depende en gran medida de los cuidados postoperatorios que se practiquen.

Las pautas a seguir pueden variar según cada cirugía, el tipo de implantes dentales colocado y las condiciones personales de cada paciente, pero la medicación, el frío y la higiene son fundamentales para conseguir una recuperación lo menos dolorosa posible y sin complicaciones.

Las principales recomendaciones y cuidado tras el postoperatorio de implantes dentales

  1. Colocar una gasa seca sobre la herida. Si se produce pérdida de sangre, sustituir la gasa por una limpia.
  2. Para reducir el dolor y la inflamación tras el implante dental, se puede aplicar frío en la piel de forma intermitente, a la altura de la zona del implante, y utilizar analgésicos y antiinflamatorios el tiempo pautado por el odontólogo. La inflamación suele remitir al cabo de pocos días.
  3. Después de colorar los implantes dentales, no masticar alimentos, ni ingerir bebidas ni comidas calientes, hasta que se recupere la sensibilidad de la zona intervenida.
  4. Evitar, durante los primeros días, masticar con el área del implante dental y los alimentos de gran dureza.
  5. No realizar actividades de esfuerzo físico durante una semana, para mantener la presión arterial estable y disminuir el sangrado.
  6. Evitar el tabaco y el alcohol.
  7. La higiene oral es algo esencial, pero es importante evitar el cepillado de la zona donde se ha realizado el implante para no traumatizar la zona. Al día siguiente de haberse realizado la intervención se pueden realizar enjuagues con agua tibia y sal o con colutorios que contengan clorhexidina.
  8. Intentar dormir con la cabeza elevada con respecto al resto del cuerpo.

Siguiendo estas indicaciones ayudamos a que el implante dental se mantenga correctamente. Aun así, es importante prestar atención a determinados síntomas que pueden aparecer durante el postoperatorio y ante los cuales sería necesario acudir a consulta para la supervisión del odontólogo. Algunos de estos síntomas son el sangrado intenso y continuado, y el dolor constante aun con la ingesta de los medicamentos recomendados.

Además, aunque no se den ninguno de los síntomas anteriores, desde Dentix os recordamos que es importante acudir a las revisiones siguientes a la intervención marcadas por el odontólogo, para que éste pueda comprobar que el implante dental y la boca siguen una recuperación satisfactoria.

Etiquetado en : Implantes Dentales