¿Cuáles son las causas del tratamiento del nervio dental?

Como ya os hemos explicado en entradas anteriores, la endodoncia, conocida como tratamiento de conductos, es una de las especialidades odontológicas en los que ponemos el foco en Dentix, siempre con el objetivo de salvar el diente natural, atajando el problema de raíz y evitando la pérdida de las piezas dentales. Hemos abordado con detalle en qué consiste la endodoncia y os hemos mostrado que existe una endodoncia diferente para cada tipo de diente

Hoy queremos centrarnos en el origen que da lugar activar el proceso de endodoncia, el nervio dental, y cuándo es necesario tratarlo. La causa más habitual y la más evidente, es la caries profunda, la caries avanzada que afecta a la pulpa dental y produce un dolor muy pronunciado.

Más allá de la caries, existen otros motivos que requieren del tratamiento del nervio dental. Así, los traumatismos o golpes producidos en piezas dentales también son un desencadenante habitual para tratar la raíz, sobre todo cuando producen roturas pero también con pequeñas fisuras que pueden dar acceso a bacterias al interior de la pieza dental.

Anatomía de un diente

A ellos se unen como causa de tratamiento, las enfermedades periodontales o periodontitis, que normalmente pueden solucionarse con técnicas de curetaje de las que ya os hemos hablado. Asimismo, el desgate de los dientes que se produce por problemas como el bruxismo o un masticación incorrecta, también pueden ser causas de tratamiento del nervio dental.

Síntomas indicativos del tratamiento del nervio dental

Ya conocemos mejor cuales son los motivos que pueden conllevar el tratamiento del nervio dental pero, ¿cuáles son los síntomas que  hay que tener en cuenta para detectar el problema a tiempo? Por su puesto, el dolor. Si duele, puede haber infección. También la aparición de cambios en la sensibilidad de nuestros dientes o en la coloración de los mismos.

De igual manera, pueden ser síntomas indicativos la aparición de flemones, la inflamación de los ganglios o incluso la detección de procesos febriles. Pero ojo, en ocasiones, como el deterioro de la pulpa dental es paulatino, es posible que no haya síntomas perceptibles y el problema sólo se haga palpable a través de una  revisión odontológica.

Por ello, os recordamos lo que os venimos repitiendo con frecuencia: las revisiones periódicas con tu odontólogo son fundamentales. A veces el problema bucodental no se manifiesta hasta que ya está avanzado y en estas revisiones podemos detectarlos en su fase más incipiente, lo que permitirá actuar de manera más rápida y eficiente.

Etiquetado en : Cuidado dental Adultos